noreformaFSIE manifiesta una enorme preocupación por las formas y el contenido del Proyecto de Reforma de la LOE presentado por el Gobierno y el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

Lo urgente y necesario es alcanzar un Pacto educativo que evite este tipo de iniciativas que no contribuyen a la estabilidad y tranquilidad del sistema. Mucho menos cuando de su contenido se desprende claramente una decisión política de perjudicar la enseñanza concertada considerándola subsidiaria de la pública al establecer que, por encima del derecho a la libre elección de centro que les corresponde a los padres, sean las administraciones quienes planifiquen y oferten plazas públicas suficientes para todos. Es una forma más de asfixiar a la enseñanza concertada.

Entre las medidas incluidas en el texto que FSIE considera especialmente preocupantes para el sector destacan:

  • Vulnera el derecho de los padres a elegir que sus hijos reciban la formación religiosa más acorde a sus principios, incumpliendo además los vigentes Acuerdos con el estado del Vaticano.
  • Propone excluir de los conciertos a la educación diferenciada, lo que claramente abre la puerta a que más tarde sean otro tipo de centros los que queden excluidos.
  • Dificulta al máximo que los docentes y el PAS puedan matricular a sus hijos en los centros en los que trabajan.
  • Permite que se puedan obtener títulos con suspensos.
  • Elimina la Mesa Sectorial de la enseñanza concertada.
  • Introduce injustificadamente un representante del ayuntamiento en los consejos escolares de centros concertados, hecho que no supone en sí mejora alguna para el sistema educativo y además mete a los partidos políticos en un espacio reservado tradicionalmente a agentes implicados en la educación.

Parece ser que para el MEyFP todo esto es urgente y necesario para mejorar el sistema educativo y, sin embargo, no lo es adoptar medidas para:

  • Mejorar las condiciones de los docentes y personal de administración y servicios.
  • Que ningún docente vea reducida su jornada y salario con el nuevo cambio de currículo. 
  • Reducir la carga lectiva del profesorado igualándola a la pública incrementando para ello las ratios profesor/aula.
  • Actualizar el módulo del concierto para garantizar el coste real del puesto escolar y que los centros no tengan dificultades en su funcionamiento.
  • Mejorar los servicios de orientación y las condiciones de los orientadores o reconocer la función directiva como en los centros públicos.
  • Garantizar la jubilación parcial anticipada a todos los trabajadores al menos con las mismas condiciones que hasta ahora.

Y tantas otras medidas que FSIE ha reivindicado repetidamente y que sí son verdaderos problemas que necesitan urgentemente soluciones y medidas concretas.

Nos alejamos del Pacto Educativo y afrontamos un nuevo ataque contra la libertad de enseñanza y los profesionales que trabajamos en centros concertados. FSIE estará, como lo ha hecho siempre, frente a quienes pretenden que seamos subsidiarios, trabajadores de segunda categoría y quienes solo buscan reducir y prácticamente eliminar la libertad de enseñanza.

Documentos relacionados:

FSIE rechaza la reforma de la LOE.pdf